Cirugía de la presbicia

La presbicia, más conocida como “vista cansada” se refiere a la aparición progresiva de dificultad para enfocar imágenes de cerca (lectura, teléfono móvil, monitor de ordenador…) cuando antes no existía tal inconveniente.
Este fenómeno acontece generalmente superada la cuarta década de la vida, debido al endurecimiento del cristalino y al debilitamiento del músculo encargado de modificarlo para producir el enfoque.

Generalmente se presenta con un comienzo insidioso y progresivo, manifestándose más comúnmente por dificultad y cansancio en la lectura, incluso con visión doble ocasional (“se me montan las letras, doctor…”).

En aquellos pacientes que no necesitaban corrección óptica previa a la presentación del defecto se les suele pautar las gafas conocidas como “de cerca”, que al comienzo serán de potencia baja para luego ir aumentando con el paso de los años.
Por otro lado aquellos pacientes que usaban gafas antes de la llegada de la presbicia se encontrarán con el inconveniente de tener que utilizar diferentes graduaciones para lejos y cerca, ya sea con más de una gafa, con el uso de gafas bifocales, gafas progresivas o lentes de contacto multifocales, todas ellas con cierta dificultad de adaptación según el paciente.

Muchos pacientes acuden a nosotros demandando una solución, aunque implique un procedimiento quirúrgico, ya sea por su rechazo a las gafas, intolerancia a lentes de contacto o simplemente por mejorar su calidad de vida. Para ellos utilizamos con mucha frecuencia el implante de lente intraocular multifocal, que ofrece una aceptable visión de lejos y cerca sin necesidad de uso de gafas, reservándose para pacientes con cataratas incipientes o defectos asociados.

Personas mayores de 45/50 años que sean usuarios de gafas de lejos y de cerca o solamente de cerca y que quieran prescindir de su uso con un rápido y eficaz tratamiento refractivo.

Para la CLÍNICA NIVARIA es de vital importancia el trato directo con cada paciente que confía en nosotros su salud visual. Es por lo que todo el proceso pre y postquirúrgico es realizado por el mismo cirujano oftalmólogo  que le  realizará la intervención.

Si tiene interés en este tipo de cirugía, el primer paso es solicitar una consulta prequirúrgica. Esta consulta es imprescindible para poder realizar una correcta indicación. A continuación le informamos en qué consisten.

ANTES DE LA CONSULTA PREQUIRÚRGICA:

  • IMPORTANTE: Es muy importante que cuando reserve su cita previa por teléfono (822 027 777) indique que quiere que le realicen una consulta prequirúrgica o examen general prequirúrgico.
  • Si es usuario de lentillas, deberá prescindir de ellas como mínimo con UNA SEMANA de antelación, para que los resultados de las pruebas realizadas sean todo lo fiables que es necesario.
  • Le aconsejamos que venga acompañado, ya que durante las pruebas se le dilatará la pupila y esto hará que vea borroso durante unas horas. No es aconsejable que conduzca tras las pruebas por el mismo motivo.

EXAMEN GENERAL PREVIO:  

Además de la consulta, se realizarán una serie de pruebas oftalmológicas y optométricas para determinar tanto la conveniencia o no de realizar la intervención, como el tipo de técnica quirúrgica más adecuada para cada caso particular. Estas pruebas son:

Estudio de refracción ocular.

Estudio corneal.

Estudio retiniano.

No se descarta la conveniencia de realizar alguna otra prueba en ocasiones especiales según criterio facultativo.

DESPUÉS DE LA CONSULTA Y LAS PRUEBAS:

  • Los resultados del conjunto de dichas pruebas permiten al oftalmólogo determinar si un paciente es candidato óptimo o no para realizarse este tipo de intervención, o bien se le debe proponer otra técnica quirúrgica diferente para solucionar su problema de refracción.
  • A la hora de reservar cita previa para la intervención, además de de indicarle el presupuesto de su tratamiento, así como las posibilidades de financiación, se le entregará la siguiente documentación:
      • Consentimiento Informado.
      • Instrucciones y recomendaciones previas a la intervención.

El tratamiento con lente intraocular multifocal (visión multifocal) consiste en extraer el cristalino, que ya ha perdido o está perdiendo su capacidad para enfocar de cerca, y sustituirlo por una lente intraocular multifocal, que hace la función de cristalino artificial. Esta lente ofrece distintos planos de enfoque fijos (lejano y distancia próxima) y es el cerebro el que elije el enfoque más adecuado para cada situación gracias a un procedimiento denominado pseudoacomodación. De esta forma, los pacientes recuperan un rango de visión completo y pueden realizar todo tipo de actividades sin necesidad de utilizar gafas o lentillas, desde leer un libro hasta conducir. Este tratamiento permite eliminar defectos asociados y evita el riesgo de aparición de cataratas.

Como resultado, el paciente no necesitará gafas o lentillas para la visión lejana y podrá alcanzar un grado de visión próxima adecuado para la vida cotidiana. El tratamiento es ambulatorio y el tiempo de recuperación es muy rápido.

El postoperatorio es totalmente indoloro y muy rápido. Tras la intervención se le darán las indicaciones adecuadas para que su recuperación sea satisfactoria.

Las molestias postoperatorias suelen ser leves (sensación de arenilla, leve irritación ocular;…). En algunos casos el paciente percibe halos alrededor de las luces y otros fenómenos visuales molestos, si bien estos tienden a atenuarse con el tiempo.

Estas lentes requieren de un proceso de adaptación cerebral que llamamos neuroadaptación para que la persona aprenda a utilizarlas y sus imágenes puedan ser mucho más nítidas tanto en la visión de lejos como de cerca.

Revisiones para seguimiento del postoperatorio:

  •  A las 24 horas.
  •  A la semana.
  •  Al mes.

No se descarta la realización de alguna revisión más si la recuperación del paciente así lo indicara.

  • ¿Quiénes pueden operarse?

Toda persona que presente presbicia. El paciente puede además presentar miopía, hipermetropía y/o astigmatismo, por lo tanto, es necesario evaluar cada caso en particular.

  • ¿Hasta qué edad puedo operarme?

No existe un límite preciso. Depende de la condición del ojo de cada paciente.

  • ¿A qué edad es habitual comenzar a ver mal de cerca?

La presbicia suele aparecer a partir de los 45 años. En la actualidad se estima que, el 81% de la población española de más de 45 años y el 98% de los mayores de 65 años padece presbicia.

  • ¿Hay alguna forma de prevenir la presbicia?

No. La presbicia, como las cataratas, es una patología asociada a la edad y al envejecimiento de los órganos, por lo que es prácticamente imposible prevenirla.

  • Si me opero de presbicia, ¿podré evitar tener cataratas en un futuro?

La intervención para la sustitución del cristalino por una lente intraocular multifocal evitará la aparición de cataratas definitivamente. Será el oftalmólogo el que determine si ésta es la operación indicada para caso en función de factores como la edad del paciente o las características de su patología.

  • ¿La cirugía de la presbicia se realiza en un sólo procedimiento?

Cuando intervenimos, intentamos que no quede graduación residual, pero en ocasiones es necesario realizar un retoque con láser para garantizar la visión más nítida posible. No obstante, para ocasiones muy especiales (enhebrar una aguja, práctica de tiro de precisión, etc.) el paciente puede encontrarse mejor con una gafa de apoyo.

  • ¿Cuánto tiempo dura la intervención?

La intervención es muy rápida, aunque depende de la graduación vaya a corregir. Aproximadamente tras media hora en paciente puede abandonar el Centro por su propio pie, después de la primera revisión postoperatoria y un breve reposo.

  • ¿La intervención es dolorosa?

No, empleamos anestesia tópica en gotas y sedación consciente para que el paciente no experimente dolor ni ansiedad.

  • ¿Cuánto se tarda en volver a hacer vida normal?

Depende de cada paciente, pero la recuperación es generalmente rápida. No obstante, no hay que olvidar que no  deja de ser una intervención quirúrgica con sus indicaciones postoperatorias que se deben seguirse correctamente.

  • ¿Puedo operarme si tengo miopía, hipermetropía o astigmatismo?

Sí es posible, pero ha de ser el oftalmólogo quien lo determine. En caso afirmativo, con una sola intervención podrá eliminar diferentes defectos de refracción.

  • ¿Qué resultado puedo esperar tras mi operación de presbicia o vista cansada?

Los pacientes operados de presbicia o “vista cansada” pasarán a tener una muy buena visión de cerca sin que esto altere la visión de lejos. Podrán dejar de depender de gafas o lentillas para leer la letra pequeña o ver la pantalla del móvil por ejemplo.

Centro de preferencias de privacidad

Wordpress

Estas cookies son utilizadas por WordPress para personalizar la Interfaz de Usuario.

wp-settings-time-1, wp-settings-1., wordpress_logged_in_

Sitio web

Mejorar la experiencia de uso del sitio web.

devicePixelratio, PHPSESSID, fusionredux_current_tab

Analytics

Cookies utilizadas por Google Analytics para recoger información de los usuarios y como utilizan el sitio web.

_gid, _gat_UA-xxxxxx-x, _gat, _ga

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?